HOME

« Escuela Nacional de Bellas Artes | Página Inicial | Fernando García Esteban »

Atahualpa del Cioppo

(Extractado de "Acción", antecedente de "Marcha")
"Felipe Seade es un inquieto buceador. Sorprende, en primer término, la particularidad tonal de sus empastes.

¿De dónde salen esos colores, ingratos a veces, elocuentes otras, y siempre grávidos? Entre otros factores, de que una necesidad económica lo obliga a fabricar sus pastas: aceite y tierras; lo demás surge entre su inquietud, su terca fe realizadora y su necesidad de expresarse con los medios que le son propios.
Tiene además propósitos y también problemas, lo que equivale a esbozar, junto con su obra su estética. En sus realizaciones hay un concepto principalmente plástico: así como una variación musical se desarrolla sobre el mismo tema, Seade, sobre un mismo color ensaya derivaciones tonales.
Eso se vuelve una especie de psicologismo coloreado, por medio del cual llega a un psicologismo humano.
Pero esto último le viene por añadidura, como en la Biblia. Nos referimos desde luego, a sus últimas cosas.
El no crea un universo plástico donde todo acontecer sea meramente plástico sino que su mundo pictórico, además de serlo, esencialmente, se haya también identificado con el del humor. Seade parece pretender que su obra detente esa vibración que nos atrae en primer término humanamente, para luego, traspasada esa zona, descubramos el elemento propiamente plástico, donde los colores, las luces y el ritmo se hacen presente en armoniosos enlazamientos".