HOME

« Cipriano S. Vitureira | Página Inicial | Atahualpa del Cioppo »

Escuela Nacional de Bellas Artes

Texto de apertura al folleto Exposición Homenaje organizado por la Intendencia de Montevideo, Universidad de la República y Escuela Nacional de Bellas Artes
La Escuela Nacional de Bellas Artes inició el año pasado un ciclo de exposiciones, con el propósito de mostrar la obra de artistas que fueron maestros en distintos momentos de la historia de nuestra institución docente.

Desde las primeras épocas, en que la Escuela dependía del Ministerio de Instrucción Pública, hasta su posterior incorporación a la Universidad de la República, se sucedieron en la función docente, importantes contingentes de artistas plásticos de profusa y destacada actividad profesional. Recuperar este proceso para la memoria pública, a través de la obra de sus involucrados, es un trabajo que asumimos con satisfacción e interés didáctico. Pues es bien claro que el régimen dictatorial que el país acaba de abandonar, cubrió con silencio y mordaza la enseñanza y la cultura, recluyendo mediante la prohibición o el olvido a hombres de relevancia para nuestro medio, y en consecuencia, sus trabajos y su pensamiento.
Somos conscientes de que estas vicisitudes no son privativas de la Escuela Nacional de Bellas Artes ni mucho menos de nuestra profesión, abarcaron toda la actividad cultural de país.
Así queremos que nuestra iniciativa, en esta segunda exposición se tome como un aporte más, en el arduo y dificultoso camino de reconstrucción, de conservación y de divulgación popular del acervo cultural colectivo.
El año pasado tuvimos como escenario el Hall de la Facultad de Arquitectura, y nuestro personaje fue la obra de Miguel Ángel Pareja.
Hoy es Felipe Seade, figura por demás significativa en cuanto a lo extenso y rico de su actividad docente y e1 volumen, en lo que refiere a calidad y fuerza expresiva, de su producción pictórica. Desde 1934 hasta 1968, Seade es maestro de jóvenes liceales, de profesores en el IPA* y de dibujo y pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes.
Cuatro décadas de actividad docente nos ubican a Seade como un vocacional apasionado de la enseñanza. Sus preocupaciones metodológicas nunca ensayaron la creación de una escuela cerrada, sujeta a "ismos", menos aún "a lo Seade". El procuró impulsar la toma de conciencia del estudiante en cuanto a la necesidad de investigar los materiales, en cuanto a la revisión constante de las formas de hacer.
Insistía hasta el cansancio en la necesidad del vínculo creativo con los hechos significativos, en todas las facetas de la vida, a lo Millet, a lo Van Gogh... reflejar esa suerte de aspectos vitales, comunes y sentidos, marcados a fuego por su cotidianeidad.
La luz y la sombra, los volúmenes; el color viviendo en la penumbra y en la claridad, sin perderse en el claroscuro clasicista; el color manteniendo su condición negativa en convivencia con los volúmenes. Las veladuras y los empastes en sutiles, pero a la vez poderosas modulaciones coloreadas.
Seade quiso, en incansable y testaruda actitud, amalgamar las experiencias vitales con los elementos plásticos, proyectándolos como mensaje concientizador en el muro. Para él, la actividad mural es el gran reto, el gran quehacer del artista plástico. Allí en el ámbito público, en la calle, en los edificios, tiene que vivir la experiencia plástica. Si bien la mayor parte de su creación son cuadros, en muchos de ellos se percibe la intención mural.
Vinculado a la corriente realista, su planteo se relaciona con los muralistas mejicanos, aunque su fuerte personalidad impone transgresiones que impiden encasillarlo. La sutileza con que va modulando su pintura, más que sumarlo a escuelas, lo personifica.
•Al retornar su obra no nos mueve un interés museístico o de inventario, ya que las obras de arte viven si son capaces de conmover nuestra sensibilidad, no porque forman parte de un archivo.
En esta oportunidad nos reencontramos con una extensión de la obra de Seade que nos permite visualizarlo globalmente, facilitando una apreciación de conjunto, sin antecedentes en la divulgación de la obra de este artista, y fundamental para las nuevas generaciones.
*Instituto de Profesores Artigas